INMENSIDAD Y DERECHO NATURAL

I. Recrearse en un paisaje, la luna sobre el mar, el horizonte, un amanecer o una puesta de sol, … son momentos tan hermosos que abren a la inmensidad e impulsan a agradecer  tanta belleza.

Mirando profundamente en la naturaleza comprendemos todo mejor, a mí personalmente me ocurre al contemplar a oscuras un cielo estrellado de verano… contemplar la inmensidad.

Inmensidad… la palabra más bella del castellano; del latín “immensitas”: cualidad de lo infinito e inmesurable, ilimitado, de lo que es tan grande que no se puede medir.

Y entonces, paso a pensar en un proyecto que estoy realizando sobre derechos humanos.

II. Para tratar en forma filosófica la cuestión de los derechos del ser humano, conviene examinar ante todo la cuestión de lo que se llama derecho natural y me viene al recuerdo Jacques Maritain y la sencillez de sus pensamientos sobre el derecho o ley natural, llenos de sentido común.

III. Comparto aquí  algunas conclusiones a las que llego tras estudiar sus ideas y con las que estoy trabajando.

Admito que existe una naturaleza humana, y que esa naturaleza humana es la misma en todos los hombres. Admito también que el hombre es un ser dotado de inteligencia, y que en tanto tal, obra comprendiendo lo que hace, teniendo por lo tanto el poder de determinarse por sí mismo a los fines que persigue.

Lo anterior quiere decir que hay, en virtud de la propia naturaleza humana, un orden o una disposición que la razón humana puede descubrir, y según la cual debe obrar la voluntad humana para estar de acuerdo a los fines necesarios del ser humano.

 La ley no escrita, o el derecho natural, no es otra cosa que esto.

La verdadera filosofía de los derechos de la persona humana descansa, pues, sobre la idea de la ley natural.

La misma ley natural que nos prescribe nuestros deberes más fundamentales, es también la que nos asigna nuestros derechos fundamentales, porque estamos inmersos en el orden universal, en las leyes y las regulaciones del cosmos y de la inmensa familia de las naturalezas creadas (y en definitiva en el orden de la sabiduría creadora), y porque al mismo tiempo tenemos el privilegio de ser espíritus, poseemos derechos frente a los otros hombres y a todo el conjunto de las criaturas.

La ley natural no es una ley escrita. El único conocimiento práctico que todos los hombres tienen natural e infaliblemente en común, es que es preciso hacer el bien y evitar el mal.

Este es el preámbulo y el principio de la ley natural; pero no es la ley misma. La ley natural es el conjunto de cosas que debe hacerse y no hacerse, que surgen de una manera necesaria del solo hecho de que el hombre es hombre, en ausencia de toda otra consideración.

Existen algunos sectores de pensamiento para los que el derecho natural es una invención, pero los grandes filósofos de la antigüedad sabían que la ley no escrita deriva de la ley eterna, que es la Sabiduría creadora.

Basta, creer en la naturaleza humana y en la libertad del ser humano para estar persuadido de que hay una ley no escrita, para saber que el derecho natural es algo tan real en el orden moral como las leyes del crecimiento y la senilidad en el orden físico.

La ley natural es una ley no escrita. El conocimiento que de ella tiene el hombre ha crecido poco a poco con los progresos de la conciencia moral el conocimiento que los hombres han tenido de la ley no escrita ha pasado por formas y estados diversos. El conocimiento que de esa ley tiene nuestra conciencia moral es, sin duda, aún imperfecto.

«La dignidad de la persona humana» es una frase empleada en muchas ocasiones, y no quiere decir nada si no significa que por la ley natural la persona tiene el derecho de ser respetada y, sujeto de derecho, posee derechos. Cosas hay que son debidas al hombre por el solo hecho de ser hombre.

Otras filosofías, totalmente contrarias, han intentado fundar los derechos de la persona humana sobre la pretensión de que el hombre no está sometido a ninguna ley más que a la de su voluntad y su libertad, y que no debe obedecer más que a sí mismo, porque toda medida o regulación que proviniese del mundo de la naturaleza (y en definitiva de la sabiduría creadora), haría perecer a la vez su autonomía y su dignidad.

Cuando los hombres educados de este modo chocaron por todas partes con el imposible, creyeron en la quiebra de los derechos de la persona humana.

Como lo he indicado más arriba, el derecho natural concierne a los derechos y deberes que se siguen del primer principio: hacer el bien y evitar el mal, de una manera necesaria, del solo hecho de que el hombre es hombre, en ausencia de toda otra consideración. Por eso los preceptos de la ley no escrita son de por sí, o en la naturaleza de las cosas (no digo en el conocimiento que de ellos tiene el hombre) universales e invariables.

Sirva más que de reflexión, de entretenimiento, para quien guste de filosofías y búsquedas de la verdad.



La autora sólo autoriza la reproducción de sus artículos de dos modos: señalando el título y su autoría, o bien señalando un link que lleve al lector al artículo original del blog Abogado del Mayor.  

Margarita Serrano
Margarita Serrano
Soy abogado especializado en protección jurídica y ayuda a la persona mayor, dirijo el despacho Mayores Abogacía y les doy la bienvenida a este espacio en el que hablaremos de casos como el suyo y de muy diversos temas relacionados con sus intereses más directos.

4 Comments

  1. hola buenas tardes, busque en internet y estoy interesado en un bufette de abogados especialisados en derecho natural, si les es posible contactarme, se lo agradeceria.

    saludos.

  2. Ivan dice:

    Buenos días, me llamo Iván Arrigazzi, soy padre de 4 hijos y estoy informándome sobre la Ley de Derecho Natural y todo ese tema. Me gustaría tener una consulta con usted para que me puedan informar si efectivamente tratan estos temas, tienen experiencias y nos pudieran ayudar. Gracias de antemano.
    Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!